N° 241 - junio 2012

     
     
Entrevista
Marcela Huaita Alegre: " Estudiar en la PUCP encaminó mis ideales de justicia a través del Derecho
"
 
 
 

Abogada.  Una investigadora, docente y consultora internacional, experta en temas de género, derechos humanos y políticas públicas. En los últimos años, ha trabajado con profesionales del sector público para sensibilizarlos en igualdad y no discriminación, violencia contra la mujer, participación política, derechos sexuales y reproductivos. Ha coordinado esfuerzos entre redes nacionales e internacionales, así como organizaciones gubernamentales y no-gubernamentales para políticas y temas de salud. Además, ha realizado análisis legales sobre el impacto de género en el marco legislativo y políticas en temas vinculados a su área de trabajo, y ha participado en la transversalización de la perspectiva de género en diversas instituciones.

 1.    ¿Cómo surgió su interés por estudiar Derecho?

Decidí estudiar Derecho porque desde niña siempre tuve el ideal de justicia reforzado por mi familia y el colegio que, a través de los años, me inculcó el compromiso por los pobres. En ese momento de vida escolar, mi colegio tenía fuerza en la tecnología de la liberación, entonces mi compromiso por los pobres y la justicia  empezaron a crecer. Eso me motivó a seguir una carrera a pesar de  que era muy tímida.

Pensé que Derecho era una profesión que me iba a permitir desarrollar ese compromiso  que sentía. Pero por otra parte tenía temor porque en la televisión veía al abogado   muy oral y liderando juicios y sentía que no encajaba en el perfil. Por eso, creía  que mejor debía estudiar contabilidad porque de esa manera sentía que no tenía que enfrentar esa parte que creía que no tenia habilidades. Pero luego  me decía si soy contadora como voy a desarrollar ese compromiso social que siempre me motivaba. Finalmente, después de un largo proceso  opté por estudiar Derecho.

2.    ¿Por qué escogió la PUCP para sus estudios de Derecho?

Escogí la católica porque mi padre, de cierta manera, me aconsejó. Además, la universidad tiene 2 años de  estudios Generales, entonces  tenía la posibilidad, durante ese tiempo, de darme cuenta qué es lo que quería estudiar. Lo que pasa es que terminé el colegio tan joven y tomar una decisión tan transcendental es complicado. Pero de todas maneras postulé a Derecho. Tengo que mencionar que mi Papá fue una influencia para mí, ya que él era de la católica y estudió Derecho también.

      3.   ¿Qué es lo que más recuerda de sus años como estudiante de la PUCP?

Cuando ingresé a la PUCP, mis dos años de Estudios Generales Letras, me comportaba de manera tímida. Iba de la clase a la biblioteca, no sociabilizaba demasiado. Pasado el tiempo, mis compañeros me comentaron que yo no entraba a la cafetería, y bueno lo que ocurría es que  estaba muy preocupada en dar la talla que necesitaba la universidad. Me costó bastante entender que también tenía que sociabilizar, pues la universidad también busca una integración en sus alumnos en las diferentes actividades que  organiza.

Luego cuando ya pasé a Facultad tuve una mayor apertura en diferentes dinámicas. Los jueves culturales había grupos invitados, películas, actividades extracurriculares, actividades en las que yo participaba y disfrutaba. Viví de manera más integral la vida universitaria. Entonces estaba la parte más cultural como lo que se llamaba Taller de Derecho, lo que ahora es PROSODE. Participaba, además, en promoción social en consultorios jurídicos gratuitos o en Promoción de Derechos Humanos  dando charlas junto a los grupos de organizaciones de base.

     4.   ¿De qué manera su formación en la PUCP contribuyó en su desempeño profesional?

      El Derecho da una formación integral y amplia para comprender al país y la convivencia social, pero la PUCP no solo es el aprendizaje en los estudios, sino  es un aprendizaje de Proyección social, de las actividades culturales y el intercambio con los estudiantes. Estaba en un grupo  que si bien tenía una vocación por el Derecho  participaba en la a facultad de las Ciencias Sociales porque me nutria.

Hasta ahora, no me he separado de la Universidad salgo de ella y al cabo de unos años regreso a seguir estudiando. Soy una persona que necesita tener herramientas para interactuar  en la sociedad y de alguna manera  contribuir a un cambio. 

        5.      ¿Cómo surgió su interés por temas de género, derechos humanos y políticas públicas?

Mi interés surgió en los últimos años de mi carrera en la PUCP.  Tuve la oportunidad, gracias a Gladis Acosta, quien me invita a participar  en una organización de mujeres, Flora Tristán. Ahí me golpee con una realidad difícil que no conocía, la violencia familiar contra las mujeres, para lo cual en ese momento no había un marco jurídico  que respondiera esa problemática. Si bien es cierto estaba muy orgullosa de la formación que había recibido, pero sentía que esa parte no la habíamos discutido en  la clase. 

Posteriormente, regresé a la Universidad a ser un diplomado sobre estudios de género en la Facultad de Ciencias Sociales porque quería comprender que es lo que estaba pasando, porque mis herramientas del Derecho no servían. Necesitaba una comprensión mayor. Gracias al Dr. Armando Soles, me dan la oportunidad de enseñar un primer curso de Derecho y mujer en la Universidad en 1993. Lo que hago en ese curso es plantear las críticas desde las Ciencias Sociales en las diferentes ramas del Derecho. Como por ejemplo: qué es lo que está pasando en las responsabilidades familiares, en el aspecto laboral, en la violencia familiar y cuáles son las respuestas de las familias y cuáles son las respuestas desde el ámbito penal.

6.  Actualmente se desempeña como Viceministra de la mujer ¿cómo ha sido la experiencia hasta el momento?

Ha sido interesante. He tenido oportunidades de desarrollar diferentes problemática desde las variadas aristas de la sociedad civil a partir de las organizaciones no gubernamentales y desde el congreso hasta ámbitos internacionales.

 Por un lado, asumir el cargo es una razón para que mis ideales puedan plasmarse  aunque sea un reto muy grande. Se impulsen o integren alguna de las problemáticas y buscar una respuesta desde las políticas de Estado para las necesidades de hombres y mujeres.

 Por otro lado, no me esperaba el nombramiento, nunca lo imaginé, hace tres años decidí con mi esposo tener un hijo y en el 2009 nació. Quería estar en sus primeros años, entonces me dediqué a cuidarlo mientras enseñaba en la Universidad medio tiempo, pero se presentó la invitación. La decisión fue muy difícil, sobre todo porque yo tenía un proyecto diferente, estaba abocado por otro rumbo. Pero creo que tomé la decisión correcta, porque siento que ser Viceministra  es dar todos mis conocimientos al servicio de los ciudadanos.

7.  ¿Qué modificaciones notaremos en el área que desempeña como Viceministra? ¿Cuál es la tarea pendiente?

En la problemática de violencia familiar y sexual hemos hecho una evaluación donde estamos haciendo un diseño para llegar al ámbito rural. Queremos que el Ministerio llegué a las mujeres de éste ámbito para ser parte de la inclusión social.                  También  hemos contribuido para que el Ministerio tenga una nueva Ley orgánica, la cual tiene tres mandatos principales: El primero es la transversalización del enfoque de género que debe hacerse intersectorialmente a nivel de todo el poder ejecutivo y las otras instituciones pero también verticalmente a través de gobiernos regionales y locales. El Segundo es primar la igualdad entre mujeres y hombre  y en esa línea estamos haciendo un balance  de los avances y los retos,  a partir de la ley de igualdades de hombres y mujeres. Tenemos, además,  la propuesta de la igualdad de género que nos va dar algunos derroteros y metas que va a servir para todo el Estado. Y el Tercer mandato es la lucha contra la violencia de género, donde estamos impulsando la idea de trabajar con los hombres  para la prevención de la violencia. 

8 .     Respecto al incremento del femicidio que ha calado presencia en los medios en los últimos días ¿a qué se debe?

La situación de violencia contra la mujer ha permanecido durante muchos años. Sin embargo, ha habido campañas realizadas por organizaciones sociales  que son las que han logrado y el Estado también ha asumido  una respuesta importante en la lucha familiar y social.

Según, las estadísticas de las Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (ENDES), no ha bajado la cifra de las mujeres que han sufrido violencia; aunque, la cifras de las mujeres que denuncian las violencias ha incrementado. Ahora hay un 26 % de las mujeres que declaran que han sufrido violencia. Esto nos indica dos puntos: uno que las mujeres no se están quedando calladas  y dos que hay instituciones del Estado que están acogiendo a las mujeres afectadas. Todo esto se da, pese a que las cifras de violencia no disminuyen.

 9.     ¿Qué simboliza para usted haber cumplido Bodas de Plata?

El tiempo pasa muy rápido. Hace algunos años acompañé  a mi papá a celebrar sus Bodas de Oro y fue una experiencia bonita. En mi caso, el celebrar Bodas de Plata fue celebrar un reencuentro con los compañeros, con las amigas  y una cuestión muy simpática.  Luego  reconocernos  y ver que cada uno de nosotros ha hecho una trayectoria profesional.

      10.    Usted como asistente ¿Qué nos puede comentar del Almuerzo de Reencuentro?

    Me gusta que el Almuerzo de Reencuentro se realice en las instalaciones de la Universidad porque, de cierta manera, es un referente para nosotros los egresados. Considero que es un espacio importante de reencuentro  con los amigos. Aunque en este Almuerzo he visto a menos compañeros. En años anteriores he sentido que ha habido un mayor número de participantes que este último. Les recomendaría  que haya más reconocimientos a las promociones o las personas que asisten asiduamente.

     11.    Cómo egresada, ¿cuál cree que es el vínculo que debería existir con la universidad?

Yo siempre mantengo un vínculo con la universidad. Pero para los que no, deberían saber que la Universidad nos informa día a día de lo que ocurre y de los cursos que se pueden llevar para poder crecer como profesionales, ya que la educación es continúa. Es importante promover la posibilidad de ampliar los horizontes y mantener un espacio reciproco, eso a manera de vinculo.

      12.    ¿Qué opina de la Asociación de Egresados PUCP?

Me parece importante el boletín que publican porque te mantienen al tanto de las actividades. Y también, porque impulsan y dan crédito a las personas para que sigan creciendo de manera profesional.

     13.   Finalmente, ¿qué le recomendaría a los futuros abogados  y profesionales  que deseen contribuir  con el desarrollo del país?

      Les recomiendo que miren la realidad social, que regresen a sus libros, reflexionen y escriban como las teoría pueden incrementarse en nuestro país que es multicultural y diversos. Creo que tenemos muchos retos que las nuevas generaciones necesitan reflexionar para buscar respuestas y no copiar formulas de otros países. Y específicamente a los de Derecho,  que reflexionen como las normas responden a la realidad peruana y si no responden que hacemos para transformarla.  

Más sobre nuestra egresada

Como investigadora ha conducido estudios en temas sobre violencia doméstica, derechos políticos de la mujer, derecho a la salud, derechos reproductivos; así como sobre las principales barreras legales para la mujer en la Región de Latinoamérica, habiéndose difundido su trabajo a través de varias publicaciones del Instituto Latinoamericano de Naciones Unidas para la Prevención del Delito y Tratamiento del Delincuente (ILANUD), como el Washington College of Law (American University), entre otros.

Su experiencia como abogada y docente ha contribuido a un importante desarrollo de iniciativas de educación que incorporan la perspectiva de género en el derecho. Es, asimismo, docente en áreas de derechos humanos, género y políticas públicas, en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, la Pontificia Universidad Católica del Perú y ha sido docente invitada de la Universidad Cayetano Heredia y del Instituto Nacional de Salud Pública de México. Sus artículos y libros son utilizados como texto de estudio en cursos de post-grado en universidades de varios países.

Ha trabajado para instituciones como Proética, Adjuntía de la Mujer de la Defensoría del Pueblo, Constella Futures (The Futures Group). En el 2003, fue invitada a integrar el Gabinete de Asesores de la Presidenta del Consejo de Ministros y, en 1996, fue asesora principal de la Comisión de la Mujer del Congreso de la República.

 
     
   
 
En esta edición (N° 241)
Entrevista: Marcela Huaita Alegre: " Estudiar en la PUCP encaminó mis ideales de justicia
a través del Derecho
"

Convocatoria: Préstamos académicos para Curso de titulación

Convenio: Mía Spa, Belleza a tu domicilio

Revista Brújula: En busca de nuevo tema

 
Notas anteriores
¡Una Fiesta donde se vivió la gloria!

Bodas de Plata y de Oro [ 1962 -1987]

Programa de Contacto Alumni PUCP 2012: "Más cerca de ti"