Brújula Noticias #79 Año 9-2020 Tema Central
12/01/2021

¿Cuál es el panorama económico del Perú para el 2021?

Conozca cómo la crisis sanitaria de la COVID-19 ha afectado la economía de nuestro país durante el presente año. Además, analizaremos qué medidas se podrían implementar para mejorar la situación económica y financiera del Perú de cara al próximo año.

Ya han pasado más de 9 meses de la declaración del estado de emergencia en el Perú a raíz de la pandemia de la COVID-19. Durante este periodo, la economía de nuestro país se ha visto fuertemente impactada. Según las últimas cifras del Ministerio de Economía y Finanzas, se aproxima que este año el Producto Bruto Interno (PBI) tenga una caída de aproximadamente 12%, siendo una de las cifras más altas de contracción a nivel mundial.

Según Carlos Escaffi, docente de la Facultad de Gestión y Alta Dirección de la PUCP, esto se debe a distintos factores entre los cuales se encuentra la gran tasa de informalidad laboral que existe en nuestro país, a diferencia de los demás países de nuestra región. “Ha sido un año muy duro para el ciudadano peruano. ¿Cómo logras equilibrar salud y economía en una nación donde la informalidad es crítica? Recordemos que de cada 10 peruanos, 7 viven en la informalidad. Sin duda alguna, la pandemia impactó duramente en esta particular economía que es la peruana”, señala.

Además, manifiesta que esta caída abrupta del PBI ha generado una serie de consecuencias negativas no solo en los ciudadanos, sino también en las empresas, siendo los sectores más perjudicados los relacionados al turismo, entretenimiento, los restaurantes y los casinos. “La contracción del PBI se traduce en condiciones muy críticas. Una de ellas es la pérdida del empleo en la población. Para las Pequeñas y Medianas empresas (PYMES) este golpe también ha sido duro, ya que muchas tuvieron que cerrar y despedir a la poca gente que tenía contratada. Por último, la gran empresa tuvo que contraer la masa laboral y mucha gente solo se quedó con su liquidación y con una gran incertidumbre”, sostiene.

Por su parte, Alonso Segura, exministro de Economía del Perú, señala que esta caída del PBI se debe a la poca respuesta por parte del Gobierno en el inicio de la emergencia sanitaria. “No se articularon bien las medidas sanitarias y económicas. En términos sanitarios no se tomaron las medidas apropiadas para evitar los contagios. Simplemente se cerró todo con lo cual se cerró el sector formal, pero no el informal. Otras respuestas ante la crisis llegaron tarde, como por ejemplo los bonos. En general no calibraron bien las respuestas ante esta emergencia”, expresa.

No obstante, señala que las medias adoptadas por el Banco Central de Reserva como Reactiva Perú, ayudaron a mantener a flote muchas empresas de nuestro país, lo que ha generado que la caída económica no sea aún mayor. “La respuesta del Banco Central de Reserva funcionó mucho mejor. Reactiva Perú, en general, ha mitigado el golpe en términos de insolvencia de empresas”, afirma.

Un panorama económico alentador para el 2021

Este panorama económico adverso ha ido mejorando poco a poco en los últimos meses, debido en cierta medida a la reactivación económica de distintos sectores de nuestro país. Recordemos que actualmente nos encontramos en la fase 4 de reactivación económica en la que ya se han aperturado los cines, gimnasios y casinos. Además, se ha aumentado el aforo de los restaurantes y se han abierto los vuelos a distintos países del mundo para fomentar el turismo.

Además, la influencia del mercado internacional ha ayudado mucho a que la economía de nuestro país pueda ir mostrando una leve recuperación, tal y como nos los cuenta Alonso Segura. “Hoy el precio de nuestras materias primas están muy por encima de lo que estaban antes de la pandemia. El oro y el cobre están a un precio de cerca de 25 % por encima que antes. En general, tenemos vientos de cola que están ayudando a que la economía en este momento salga más rápido del hoyo”, afirma.

A raíz de esto factores internos y externos, diversos expertos y autoridades de nuestro país pronostican un brote económico de entre 8 y 10 % para el siguiente año, lo que genera un panorama esperanzador en medio de esta crisis sanitaria.

Sin embargo, aún existen ciertos factores de riesgo que podrían perjudicar la recuperación económica de nuestro país como la aprobación de medidas politistas y la demora en la adquisición de vacunas contra la COVID-19. “Hay un riesgo bastante alto en el tema de las vacunas. En la medida que no tengamos vacunas para la población en los próximos meses,y parece que ese va a ser el caso, tendremos un riesgo de contagio latente durante todo el 2021, y eso podría generar disrupciones en actividades económicas, probablemente no generalizadas, pero si focalizadas”, sostiene Segura.

“La otra fuente de riesgo es del lado político, ahora tenemos un Congreso que es una fuente de incertidumbre y de decisiones destructivas hacia el bienestar de la población y el desempeño económico del país. Esto puede generar mucho daño a la credibilidad y a los fundamentos económicos del Perú”, añade.

Aunque concluye que está en las manos de las autoridades sacar adelante la situación económica del país y aprovechar este panorama internacional favorable que se le está presentando a nuestro país. “Todo hace pensar que si logramos contener las fuentes de riesgo doméstico como el Congreso, las elecciones y los contagios, deberíamos tener un mejor 2021 en materia económica. La pelota está en nuestra cancha”, señala.

Carlos Escaffi coincide con este optimismo hacia la mejora de la economía para el próximo año, ya que considera que nuestro país a lo largo de su historia ha pasado por otras situaciones adversas, de las cuales se ha sabido recuperar. “Proyecto para el siguiente año una recuperación relativamente ágil. Yo te diria que el Perú ha sabido sortear momentos mucho más críticos. Perú tiene un máster en lidiar con situaciones críticas como la inflación y el terrorismo que sufrieron muchos peruanos años atrás”, comenta.

Aunque considera que para que se logre concretar esta mejora económica va a ser muy importante que exista un diálogo constante entre el sector público y las empresas privadas, para de esta forma generar un clima de confianza en la sociedad. “Va a ser muy importante la labor conjunta que desarrolle el Estado y el sector privado, en cuanto a lo que significa comenzar a transmitir optimismo a la población”, finaliza.

Más artículos