Los retos de la educación a distancia en el Perú Tema Central
05/05/2020

Los retos de la educación a distancia en el Perú

Ante la pandemia del coronavirus, los colegios y universidades peruanas ya empezaron las clases en la modalidad de educación a distancia. Sin embargo, ¿Nuestro sistema educativo está preparado para ofrecer una educación bajo estas circunstancias?

La expansión del COVID-19 en el mundo ha provocado el confinamiento de los ciudadanos y el cierre de establecimientos públicos para evitar la aglomeración de personas. Todo esto ha generado el cierre temporal de las escuelas y universidades del mundo

Según la UNESCO la pandemia del coronavirus ha afectado a más de 1500 millones de estudiantes de 186 países, lo que representa el 73,8 % de la población estudiantil mundial.

Por tal motivo, más la mayoría de países han optado por ofrecer una educación a distancia y de esta manera no perjudicar la formación académica de los alumnos. En nuestra región, los países que mejor se han adaptado a esta modalidad son Uruguay, México, Colombia y Chile. Estas naciones ya contaban con la conectividad y herramientas remotas necesarias para garantizar la calidad de aprendizaje de sus estudiantes.

En el Perú, las clases escolares empezaron oficialmente el 6 de abril, mediantes la implementación del programa ‘Aprendo en Casa’, el cual utiliza las plataformas de internet, radio y televisión para impartir conocimiento a los estudiantes de la educación pública.

Por su parte, las Universidades públicas y privadas también comenzaron sus ciclos académicos bajo plataformas y herramientas online.

Sin embargo, ¿Nuestro sistema educativo está preparado para ofrecer una educación de calidad que pueda llegar a todas los peruanos por igual?

Para Carol Rivero, directora de la Maestría en Integración e Innovación Educativa de las TIC de la PUCP, nuestro sistema educativo no está del todo preparado para brindar una educación efectiva a los estudiantes de escuelas públicas. “Creo que todavía hay una brecha en cuanto a las competencias TIC de los docentes y los aspectos tecnopedagógicos. Además, se requiere una mejor infraestructura tecnológica, incluyendo el acceso a una mejor conexión a internet”, señala.

Por su parte, Lea Sulmont, consejera del Consejo Nacional de Educación del Perú, manifiesta que esta situación ha tomado por sorpresa al sistema educativo peruano, por lo se ha visibilizado aún más el problema de infraestructura tecnológica que tiene nuestro país. “En general la educación pública todavía no ofrece una educación de calidad. Ya que se necesita calidad en la formación de docentes, calidad de la infraestructura y materiales. Por lo tanto, en este momento tampoco podemos ofrecer una educación a distancia de calidad. La infraestructura tecnológica del país tampoco ayuda. Yo creo que no es solo el sistema educativo, sino el sistema país que no está preparado para esta modalidad”, afirma.

Tal como señalan ambas especialistas, uno de los principales problemas de la educación a distancia en nuestro país es la brecha digital que existe, ya que no todas las zonas del Perú cuentan con la conectividad necesaria para accedera esta modalidad. Según el INEI, sólo el 39% de los hogares a nivel nacional tienen acceso a Internet y en el área rural sólo el 5%.

Sin embargo, ambas educadoras resaltan el importante esfuerzo que vienen realizando nuestras autoridades para evitar el retraso del aprendizaje de millones de estudiantes.

“El Ministerio de Educación le ha tocado esta situación de manera inesperada. Ellos han enfrentado el problema como mejor han podido. Lo que se ha hecho es una estrategia dedicada a aliarse con empresas e instituciones privadas, pero hay muchas cosas por mejorar”, señala Sulmont.

“En los últimos años, he visto como el Ministerio de Educación ha capacitado a sus docentes en estas propuestas que no solo se centraron en el conocimiento de la tecnología per se, sino cómo usarlas adecuadamente en un proceso de enseñanza – aprendizaje. Todavía falta un largo camino por recorrer, pero lo importante es que están uniendo esfuerzos”, expresa Rivero.

Rivero también considera que uno de los puntos claves para mejorar la educación a distancia, es adaptar la metodología, los contenidos y actividades a las necesidades de los estudiantes. “La modalidad de educación a distancia implica un aprendizaje más autónomo y activo por parte del estudiante. Por ello, se requiere que el docente plantee sus actividades de acuerdo a los criterios y logros de aprendizaje, sin querer hacer lo mismo que en la modalidad presencial. Nos debemos enfocar en desarrollar habilidades del siglo XXI, tanto en los docentes como en los estudiantes, para afrontar con éxito esta situación y desarrollar la ciudadanía digital”, señala.

En esa misma línea, Sulmont considera que se debe diseñar estrategias pedagógicas para lograr el objetivo de aprendizaje de los estudiantes. “La educación no es solo la currícula. La educación es formar a los ciudadanos. Hoy en día el objetivo debe ser ese. Todos los aprendizajes escolares son cosas que se pueden aprender de manera transversal. Esta es la oportunidad de trabajar cosas fundamentales como inculcar la solidaridad y el respeto. Esta es una etapa para enseñar, aprender y ajustar”, finaliza.

Más artículos